Dieta y ejercicios para embarazadas

  1. Dejar los vicios. Nada de alcohol, absolutamente nada, tampoco nada de tabaco y ni nombrar las drogas. Siempre que debas consumir un medicamento, consúltalo primero con tu médico, él te indicará cuál es el adecuado para tu estado, sin que afecte a tu bebé. Recuerda que tu bebé se verá muy afectado sí consumes alcohol, algún tipo de droga o tabaco.
  2. Haz ejercicio durante este período. Consulta qué tipo de actividad moderada puedes realizar. La actividad física es sumamente recomendable, ya que no afecta en nada al bebé y es muy favorable para la mamá, ayuda a prevenir aumento de peso innecesario y a fortalecer los músculos. Puedes caminar, hacer bicicleta, se suele recomendar fija, y otra buena opción es concurrir a natación, también a pilates.
  3. Controla tu dieta. Haz cambios sobre ella si no es la adecuada, lo importante es llevar una dieta moderada y equilibrada. Comer por dos es una gran excusa, pero inválida, no es recomendable el aumento de peso excesivo en el embarazo. Aliméntate con muchas frutas, verduras, cereales, lácteos, evita todo lo que tenga gran cantidad de grasa en su composición. Todos los nutrientes, vitaminas y proteínas que consumas serán adquiridas por tu bebé.
  4. Mantente hidratada. Reduce el consumo de café, té o de refrescos. Reemplaza esas bebidas por lácteos o frutas. La hidratación constante es muy importante, aumenta progresivamente el consumo de agua fundamentalmente.
  5. Descansa cada vez que lo creas necesario. Ten en cuenta que tu organismo está haciendo un esfuerzo superior al normal, ahora tiene que aportarle también todo lo que tu bebé necesita para crecer sano, fuerte y estar listo al momento de nacer. Duerme lo mejor que puedas.
  6. Los controles médicos son citas a las que no puedes faltar. Cada vez que vayas a visitar a tu médico, éste te controlará el peso, el crecimiento de tu abdomen y podrás escuchar el corazón de tu bebé. Sigue al pie de la letra las recomendaciones que te dará. Si tienes dudas, puedes anotarlas para no olvidarte y pregúntale todo lo que te genere alguna inquietud. Tu ginecólogo también sabrá bien qué contestarte.
  7. Ingiere el complejo vitamínico que tu ginecólogo te haya recomendado. Los más comunes, pero muy importantes para el crecimiento del bebé son el ácido fólico, el hierro, el yodo, entre otros. Tienes que empezar la ingestión lo más pronto posible y así evitarás algún tipo de complicación en la primera etapa de la formación del bebé.
  8. Adecua la ropa y el calzado. Evita prendas ajustadas que te incomoden, notarás con el paso del tiempo cómo tus pechos crecerán, usa un sostén que se adapte sin generar presión a tu cuerpo. Con respecto al calzado, elige uno de horma ancha y el taco lo más bajo posible, pero no plano. Haciendo buenas elecciones, puedes estar muy linda y cómoda al mismo tiempo.
  9. Cuida tu aspecto. Con todos los cambios físicos y hormonales es posible que no te sientas conforme con tu imagen, por eso cuida tu pelo, tu piel con cremas para el rostro y el cuerpo para evitar estrías, dedícate un tiempo sólo para ti, en el que puedes arreglarte las uñas para que te sientas más guapa. Haz esto periódicamente para aumentar tu autoestima y cambiar el ánimo, a todas nos gusta vernos lindas.
  10. Disfruta de tu embarazo. Es un periodo único donde la conexión entre la mamá y el bebé es la máxima. Cántale canciones y cuéntale cuentos, hazle y que te hagan todos los mimos y caricias posibles, la buena energía influye también en el bebé.  Se lo mas feliz posible. Evita todas las situaciones que puedan causarte estrés y el contacto con personas enfermas, cuida mucho tu salud física y mental. Recuerda que un embarazo dura sólo nueve meses que, aunque parezca mucho tiempo, no lo es.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *