Tips para una entrevista de trabajo

  • Vestir bien. Si eres muy joven y acostumbras a la vestimenta moderna y las prendas extrovertidas, debes saber y tener en cuenta que, además de nuestra presencia, muchos otros elementos entran en los ojos de un entrevistador laboral. La ropa debe ser adecuada, y dependiendo del empleo, hasta es mejor acudir con un buen saco.
  • Ser muy puntual. Uno de los grandes consejos para una entrevista de trabajo. Si vives en zonas alejadas o en ciudades con problemas de tránsito, programa bien el trayecto hasta el lugar de la entrevista. Es fundamental llegar a horario, y mejor aún, si se puede llegar con algunos minutos de sobra. Es un punto a resaltar, sea el trabajo que sea.
  • Conocer la empresa. Es importante que en el diálogo con la o las personas que te entrevisten, demuestres conocer las actividades y las características de la compañía que te va a tomar. Si bien los detalles, los provechos y las cuestiones fundamentales seguramente serán desarrollados a lo largo de la conversación, puede dejar una pobre impresión si desconoces qué tipo de tareas se realizan o cómo trabajan.
  • Imprime confianza en los gestos. Otro de los importantes consejos para una entrevista de trabajo. No sólo tus palabras hablan por ti, también lo hacen las miradas, las manos, los gestos, y todo lo que conforma el lenguaje no hablado. Algunas cosas, como los nervios o la ansiedad, son difíciles de controlar, pero intenta parecer relajado. Si una entrevista laboral te deja muy nervioso, los entrevistadores pueden llegar a pensar lo mismo de tu futura actividad laboral.
  • Jamás interrumpir al interlocutor. En la entrevista, tienes que demostrar tu personalidad. Pero eso no significa pasar por encima del otro. Las audiencias son espacios para dialogar, pero las reglas las pone la empresa que la realiza, y a veces son largas rutinas de explicaciones. Entiende que debes respetar la metodología, e incluso hay que saber que estas largas conversaciones son para poner a prueba la paciencia, el respeto y la obediencia de los entrevistados.
  • Usar un lenguaje correcto. Muchos trabajos permiten la libre expresión de sus empleados, se apela a su creatividad, a su ingenio, incluso a su extroversión. Pero a menos que te lo indiquen, lo mejor en una entrevista es guardar la compostura, y tener seriedad al referirte a tus interlocutores. En todo caso, aguarda a que te inviten a relajarte, antes de utilizar un lenguaje equivocado.
  • Preguntar lo mínimo y necesario. Cualquier que atraviese esta situación, tiene decenas de preguntas acerca de cómo y cuánto van a pagar, como son las cargas horarias, cuáles son los beneficios, etcétera. Sin embargo, todo será debidamente informado por los entrevistadores, o bien, hay que saber esperar a cuando este espacio de indagaciones sea propuesto por la otra parte.
  • Hablar bien de tus trabajos, compañeros y jefes anteriores. Es fundamental que sostengas que tu pasado laboral ha sido bueno. A veces, uno recuerda pormenores que no vienen al caso, o situaciones que son difíciles de explicar. Lo mejor, siempre y cuando no sea nada demasiado importante, es dejar el pasado atrás, y no evocar malas experiencias.
  • Naturalidad y espontaneidad. Si planeas ser agradable, tener frases ingeniosas a mano o hacer observaciones programadas, lo más seguro es que no quede muy natural, sino ficticio. Es mejor ser como uno es, claro que con seriedad y respeto. Actúa de manera normal, y todo irá bien.
  • No mentir. Es un punto muy importante, ya que si mintieras diciendo, por ejemplo, que sabes inglés, en la práctica la verdad saldrá a la luz y no podrás ocultar que has recurrido a una mentira para obtener el puesto.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *